Hace tan solo unas décadas, el espacio, era sólido e inamovible… ahora guardamos cosas en una ¨nube¨ etérea, intangible y abstracta.

Hace tan solo unos años, había que transitar el espacio para encontrarnos con nuestros amigos que vivían lejos… ahora, los tenemos a salto de pantalla, sea en el continente que sea…

Va surgiendo un nuevo concepto del espacio, más cibernético, más interrelacionado, más tecnológico… mientras que nuestro espacio de atención se va reduciendo a las diferentes medidas de las pantallas de ordenadores y móviles.

El feng shui es una ciencia milenaria y sin embargo integra con facilidad este nuevo espacio tecnológico repleto de información compartida y accesible desde casi cualquier lugar… Para ¨la antigua geomancia¨, el espacio natural ya era un poco eso: un campo energético, intercomunicado por una red de relaciones desde donde podía alterarse la tridimensionalidad del tiempo y el lugar.

De hecho, ¨la antigua medicina tradicional china¨, ya describió el cuerpo energético de manera muy similar al wifi: un sistema que te permite estar conectado a esta red/Naturaleza, algo imprescindible para cuidar la salud y acrecentar la conciencia de vivir.

Algunos pensamos, que Internet, es solo la interiorización humana de esta resonancia de interconectividad de la Naturaleza cada vez más intensa y expansiva… y a la vez, es también expresión de los límites colectivos a final de un ciclo donde estamos perdiendo y olvidando muchos links claves sobre la belleza, la profundidad y el cuidado de la vida…

Tecnología reductora

Mucho del tiempo que pasamos en las redes sociales ¨compartiendo¨ lo hacemos reduce la calidad de las viviencias: las fotos o videos o frases, no nos incluyen en la experiencia e interacción originaria, hablando, riendo, abrazando y debatiendo… Se cuelgan en la red, llegan en 2D o simulaciones virtuales del 3D, y las vemos rápidamente porque hay muchos más posts y tweets que visualizar a ver si ahora si…

Si bien estamos más interconectados, las experiencias son reductoras, disminuyen la cualidad y el afecto que hay en lo que compartimos, y nos vemos y tocamos menos bajo esta falsa idea de que ahora sí que estamos permanentemente conectados…

En algún momento, habrá que parar esa compulsión deslizadora de pantallas en busca de algo que ya tuvimos, que está ahí al lado, esperando atención, que solo podemos linkarlas con el corazón, con la mirada en el horizonte, con un fuego primigenio, con un clan compartiendo destellos y senderos… Internet está bien, pero no es todo el espacio, no es el espacio sideral… ¿Recuerdas?

Conexiones esenciales

Los antiguos taoístas y chamanes de culturas ancestrales describían el espacio como la memoria de la vida, su disco duro… De las conexiones en puntos clave de la Naturaleza, bajaban la info de tiempos remotos y futuros, experiencias que acrecentaban el 3D y que llevaban a otras dimensiones expandiendo la vida…

Nuestro feng shui, participa de estas tradiciones y su legado tan antiguo como actual…

Si quieres un superordenador cuántico, si quieres una banda ancha descomunal con esas informaciones que todavía no encuentras en las redes sociales a pesar de todo el tiempo que le dedicas, reequilibra tu atención: saca tu mirada de tanta pantalla y mira horizontes, mira en los ojos de los otr@s…

Wifi para un espacio de cualidad

Para este 2018, como El Taller del Hábitat, nos hemos dotado de distintas propuestas y herramientas para que uses el espacio (el cibernético también) como enlazador de experiencias de calidad, que cuiden tu salud y equilibrio emocional y que te permitan compartir la vida no solo en pantalla plana.

Te sugerimos que visites nuestras mejores propuestas para tus espacios

y de los recursos de que disponemos Para ti

En ellas verás que también usamos las ventajas del espacio internet, pero para ayudarte a descubrir espacios de calidad, en tu entorno -casa y trabajo- y en tu mundo interior. Hemos hecho un abanico de propuestas para que todos podáis encontrarlas a medida de vuestras necesidades y economía, viéndonos presencialmente o a través de la comunicación a distancia (tomad nota amigos mexicanos y latinoamericanos)… siempre para facilitar conexiones profundas que entrelacen latidos de corazón, tus sueños y proyectos…. y la energía para materializarlos.

En El Taller del Hábitat siempre hemos sido un poco nómadas, hemos vividos en varios países y continentes, hemos participado de nuestra cultura y espacios urbanos, pero también nos internamos por años en las montañas y desiertos chamánicos de China y México… ahora, con una larga experiencia energética donde relacionamos a las personas con la conciencia del espacio, podemos ayudarte a recordar que también tienes las claves para ingresar en Cosmo.net: la red de todas las posibilidades.