Miras el chat y te encuentras un Wassap de tu tatarabuela… y te envía un link de ¨Google Ancestors¨ donde puedes acceder a las distintas ramas de la memoria de tu árbol genealógico, de tus antepasados…

Para dar crédito a este mensaje y recordar tu legado familiar, tendrás que abandonar un montón de creencias que dictan que el pasado es inaccesible y que los parientes ya no existen…

En nuestros viajes a México y China para culminar las formaciones de Feng Shui, I Ching y Chamanismo, nuestros alumnos han convivido con herederos de culturas milenarias que habitan el planeta y el cosmos como si de ¨una nube¨ se tratase; este campo donde la vida y la memoria se globalizan, moldea el tiempo y el espacio de distintas manera surgiendo distintas realidades.

El lenguaje secreto de los antepasados 2

En febrero del 2012, los huicholes mexicanos realizaron en el Cerro Quemado –en desierto de Wirikuta-, una asamblea donde asistieron cientos de marakames (chamanes)… Una gran convocatoria que incluía a sus antepasados… El tema: preservar aquel ¨El desierto-universidad¨ del gobierno y las mineras transnacionales… Allí se juntaron una gran familia, un clan cósmico que se dieron su tiempo y platicaron, deliberaron y acordaron un plan para preservar la vida de aquel desierto sabio… Para los huicholes, la inteligencia es colectiva y entrelaza habitantes de tiempos diferentes que pueden solaparse en nexos de conciencia compartida para abordar cualquier aspecto que se precise…

En el 2010, en Loguantai – China, un taoísta guardián de susurros del tiempo, nos comentaba la tarea común los próximos años para evolucionar: despertar la conciencia del phylum o la energía del Trueno como llamaba a la red que nos entrelaza como human@s; para ello –dijo-, había que sanar nuestros linajes familiares, suturar heridas generacionales, terminar batallas, reconocer bloqueos y contratos adquiridos , cancelar compromisos no deseados, sentirse bien y cada vez más libres, clarificar lo que… ¨Vivimos un tiempo extraordinario, capaz de entretejer una mente colectiva a través del tiempo y de la que podemos ser parte activa¨.

I Ching o el whatsapp de los antepasados

Este wassap de los antepasados con en que se abría el relato, estaría escrito en un lenguaje universal, un idioma común a todas las expresiones de la vida, un esperanto cósmico: el antiguo código binario de pulsiones Yin y Yang al que los sabios chinos llamaron I Ching, El libro de los cambios y de todas las posibilidades.

El lenguaje secreto de los antepasados 3
A la banda ancha de esta inteligencia colectiva se accede a través de ocho llaves que generan 64 enlaces, también llamados trigramas y hexagramas Son códigos que abren nuevas relaciones con el espacio y el tiempo.

Conocer el idioma del I Ching es como iniciar un viaje de retorno a un hogar que por alguna extraña razón olvidamos, y recordando colectivamente, podemos empezar a responder esas preguntas que nos acompañan desde la infancia de nuestra naturaleza humana: ¿Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos?…

El legado de nuestros ancestros

A menudo rechazamos indagar en nuestros ancestros, porque se presupone que en su legado solo hay ¨marrones¨, problemas y traumas… pero no es así… Como campo colectivo, somos herederos de un legado mágico de exploradores y constructores de sueños que viven en nuestro ADN, nuestra memoria ancestral… y que al recordarlos, nos completan y extienden nuestro ser sobrepasando horizontes que nos aburren, limitan y estancan…

Habrá bloqueos en el legado familiar, pero esa es la parte más pequeña y compensada por la posibilidad de sanar limitaciones que nos han habitado por generaciones… El grueso del legado transciende una visión limitada de la vida y permitirá salir del alzhéimer que a todas luces ahonda nuestro desatino y extravío colectivo.

En nuestro trabajo como consultoría y escuela, prestamos atención a sanar la relación del linaje familiar, porque finalmente, esas sombras e impulsos que nos dominan y entorpecen la libertad de ser, nos acompañan porque somos una cultura que ha olvidado a la gente mágica que nos precedió, sus palabras hechas de puertas en el tiempo y habitar el mundo como una red inmensa de posibilidades, y no como una realidad cerrada, limitada y condicionada.

Vivimos en un cosmo.net de filamentos siderales… y los códigos de acceso se aprenden mucho más rápido que lo que se habla cualquier idioma…

¿Te acuerdas?

José Manuel Chica

El Taller del Hábitat: Estudios Feng Shui e I Ching en Barcelona