En una sociedad basada en el tener, parece que viene a contrapelo lo que nos dijo que el taoísta  guardián de una cueva en las montañas  de Wudang: el secreto de la vida es permanecer en el Vacío, vivir que llegue pero sin aferrarse a ello, sin poseerlo, y aprender a despedirnos porque el viaje de la vida siempre continua…

Tener no te da tu centro

En el Vacío encontrarás tu centro, tu eje –nos dice este  abuelito y maestro de la felicidad- mientras sonríe y con la mano insinúa que ya es hora de partir, que no hay que olvidar que nuestro viaje continúa, que es importante reconocerlo para saber encaminarse, para no olvidar que la vida es un sendero espiral insondable que solo te sorprenderá si lo transitas…

Espiral

A lo largo de más de 18 años, el Abuelito de la felicidad, ha estado en la cueva como guardián de un sendero mítico de asciende las montañas donde los taoístas guardan una parte clave de su memoria y legado colectivo. Shen Gu, que fue el príncipe que caminó el sendero de conocimiento que va desde la base de las montañas hasta la cumbre, el Pico Celestial; Shen Gu, pasó varios años allí enfocado en el silencio y la introspección que facilita la oquedad.

Como respirar

Hace años, cuando lo empezamos a visitar, no había muchos peregrinos que recabasen por allí. Ahora, Wudang se ha convertido en un centro turístico donde pasan decenas de miles de personas cada día por la montaña… y el taoísta eremita, siempre ha actuado igual: la primera vez que lo vimos, nos dio a cada uno un gran paquete de té. Yo pensé que pediría alguna donación, pero no, era solo un regalo. En aquella cueva, los visitantes dejan muchas cosas. El anciano las recibe con sumo agrado, el mismo con el que las devuelve ¨al vacío¨ en las manos de nuevos visitantes. No es que no valore los regalos: valora el acto compartir. Volver a regalar es la manera que la cueva permanezca Vacía, condición básica para alcanzar el silencio y acrecentar su conciencia. Así es la vida, dar y recibir… como respirar…

Ancient yin_yang

Todavía no nace el año nuevo

Aunque nosotros acabamos de festejar el inicio del año nuevo, para la naturaleza con la que se abrigan los taoístas, el ciclo comenzará el 16 de febrero: el año nuevo chino. Es cuando la vida, cambia de fase, y el Yang, explota en un primer latido descomunal llamado Trueno, descomunal explosión primigenia de sonido y fuego, como al principio con el big bang.

Brote almendro

Pero ahora, todavía pasará un ciclo lunar donde la vida sigue profundizándose hacia la memoria colectiva a través del silencio. Os dejamos el hexagrama Montaña, que evoca el tiempo de silencio donde desprenderse de todo lo innecesario para llegar receptivos al nacimiento del nuevo ciclo, donde la energía de la primavera podrá habitarnos y colaborar en el renacer colectivo.

Símbolo Montaña

Puedes imprimir el símbolo de Montaña y situarlo bajo la almohada durante este último mes lunar, hasta el 15 de febrero, que es en realidad la noche vieja energética previa al año nuevo el 16 de febrero.  Si sitúas el hexagrama Montaña bajo la almohada, te ayudará a desplegar los meridianos que expanden el silencio y el vacío. A la vez, será importante también, revisar lo que tienes, y quedarte solo con aquello que te servirá para hacerte el sendero de la vida durante los próximos años fácil, simple y divertido. Todos hemos llevado una maleta super llena a un viaje y sabemos lo mal que se pasa y las limitaciones que impone. Vacía tu espacio en el espíritu del taoísta de Wudang, simplifica tu entorno, regala lo que sirve a quien le puede ayudar, y confía que cuando necesites algo, tus recursos son suficientes para proveerlo o suplirlo con ingenio.

¨Vaciarse¨ ayuda a terminar bien las cosas y en el momento adecuado.

> Descargar Símbolo Montaña