Te ayudamos a poner tu espacio a favor!

Lamentablemente vivimos en un mundo que rezuma miedo por todas partes. Repasa brevemente lista de miedos y seguro que habrán unos cuantos….
Entre los miedos que tiene la gente, está el aprensión al espacio: malas sensaciones, geopatías o influencias del subsuelo como corrientes de agua o redes geobiológicas, o los campos electromagnéticos generados por los teléfonos y ordenadores que usamos, o hechos más desconcertantes incluso…
Si lo miras así, un mundo con tanto miedo, parece un lugar inhóspito…
Para la visión ancestral del feng shui y la medicina china, el espacio somos nosotr@s también. Y el espacio moderno, es electromagnético, interferido, sobrexcitado, hiperactivo, contaminado y conflictivo… pero así es el tiempo que nos ha tocado vivir, y temerlo, no lo invalida… la aprensión imposibilita extender nuestro potencial hacia el horizonte, compartirlo con quienes nos acompañan… Temerlo es acrecentar la soledad y el aislamiento…

Energía vital de la casa

Se pueden armonizar geopatías

Hay mucha gente atemorizada porque tiene información que plantea que dormir sobre una corriente de agua o sobre las redes geobiológicas es nocivo para la salud. La solución que proponen algunos profesionales es desplazar las camas a lugares neutros o cambiarse de casa.
Recuerdo una mujer que que había solicitado un estudio geobiológico y que determinaron que aunque su casa era de 200 metros cuadrados, solo disponía de un trozo de pasillo libre de geopatías; y en ese par de metros hacía su vida angustiada…
El sistema inmunológico y el sistema adaptativo -de la medicina china-, disminuyen su eficacia por el miedo. Así que aumentarle el temor a alguien hacia el entorno, no parece que sea una buena ayuda. Este es un punto importante, porque si bien funciona como estrategia comercial – el miedo siempre ha reporta réditos y ventas-, éticamente no puede ser una opción. Y con eso no queremos decir que las geopatías no tengan impacto sobre la salud de quienes están influenciados, o haya que ignorarlas.
Antiguos geomantes orientales y prehispánicos, y herederos de estas culturas con los que tenemos un sólido vínculo, eran y son arquitectos de energía, diseñando espacios donde los intercambios entre el Sol y la Tierra se modulaban para crear ambientes dinámicos para las actividades del día como el trabajo o el estudio, y también introspectivos o más nocturnos, para meditar o ensoñar (ser conscientes en el sueño y actuar con premeditación).
En los tiempos modernos, es posible seguir diseñando ambientes energéticos que den soluciones a problemas actuales como las geopatías, que si bien comprometen la salud, pueden ser compensadas y armonizadas con una intervención experta y herramientas basadas en modificar la interacción entre las emanaciones de la Tierra y el campo energético de los habitantes (los meridianos de acupuntura).

Nueva tecnología de diseño energético del espacio

En nuestra dilatada experiencia, hemos desarrollado armonizadores, que en los noventa tenían una concepción de actuar en un punto fijo, y los clientes más antiguos recordarán las piezas de obsidiana con códigos binarios que utilizamos a manera de antiguos menhires o agujas de piedra como se habían hecho en tiempos remotos. Luego, a partir del 2007 detectamos temblor en las redes telúricas, que igual que el cambio climático, muestran que estamos viviendo un tiempo de transformación global y cambio incesante; y diseñé el sistema Geoqi (diagramas que imprimíamos con partículas de obsidiana y que permitían actuar con este tiritar del planeta; finalmente, en el 2010 entendimos que el movimiento global era una característica de este tiempo, y que la luz del Sol, era la clave para introducir información en las redes telúricas y seguir haciendo arquitectura energética en este tiempo convulso; y así, creamos una nueva serie de armonizadores mucho más estables y enfocados a desarrollar el potencial y la creatividad personal y colectiva, los Hyerlinked: el Spaceclan para el espacio, el Intent como armonizador personal, el CEM para los teléfonos móviles y routers Wifi, y el Guau y Miau para animales de compañía.

Quien teme a su vivienda inhibe su propio potencial

Al final, aquello que tememos, muestra que parte de nosotros rechazamos, negamos o maltratamos; tomar conciencia de ello es el primer paso para completarnos, para asumir que somos espacio, y que en el espacio, también hay retos que comportarán conocimiento y sabiduría.
Quien teme a las geopatías y las influencias telúricas (y en esto hay que incluir a habitantes, pero también, a muchos profesionales de la salud del espacio) teme a su potencial, la energía ancestral que nos enraíza a la Tierra, y sin la que no podemos ¨crecer¨, volar y transcendernos.
Quién teme a los campos electromagnéticos, está negándose la capacidad de conectarse con el legado mágico de nuestros antepasados, el conocimiento y la sabiduría de la humanidad a lo largo del tiempo destilada en el ADN.
Quien teme a las sombras, las sensaciones y presencias, se milita la percepción de un tiempo multidimensional, donde estas memorias del espacio desvelan bloqueos propios o colectivos…
En el Taller del Hábitat podemos ayudarte a poner tu espacio a tu favor y acrecentando tu visión del mundo, a través de un amplio abanico de propuestas adaptadas a tus inquietudes y necesidades, y donde tú también participas, pues la cultura del espacio es una necesidad de las nuevas capacidades e inteligencias para habitar el planeta de manera responsable y compartida.

José Manuel Chica
Coordinador de El Taller del Hábitat.