Empiezan a llegar whatsapps con infos desarrollando la idea de que la electrificación está en el trasfondo de las pandemias, teoría que el filósofo Rudolf Steiner ya presentó en 1918, y ahora rescatada por  Dr. Thomas Cowan y la Dra. Ana Maria Oliva entre otr@s – añado los videos 1 y 2 con buena información y referencias dentro de un contexto científico-… más mensajes y llega también información que relaciona el Covid 19 con el 5G, la nueva tecnología de telefonía que ya se está implantando.

Con tanto mensaje, al final sale el provocador que llevo dentro y contesto: ¿Estarías dispuesto a deselectrificar tu vida?: ¿vivir sin móvil, internet o la lavadora?… pasan las horas… y los días… y no hay retorno… Incluso los doctor@s mencionad@s asumen implícitamente que las radiaciones electromagnéticas se van a quedar y proponen ¨soluciones chamánicas explicadas en científico¨: conéctate con la Tierra y el Sol, come bien, cultiva tranquilidad y el silencio… y además, desconecta rúteres y wifi en la noche y teléfonos modo avión… incluso hay quien va más allá y propone  hacer de su casa una Jaula Faraday para minimizar las ondas: ¿enjaularse para que lo malo quede fuera?… no me suena bien…

Me llama Vodafone y me ofrece un plan… le digo que si ya sabe que la electrificación puede ser la causa del Covid 19 y me cuelga… ¡bien!! ¡Primera vez que lo consigo!!!… Las compañías dicen que los campos no afectan, pero los estudios independientes afirman lo contrario… Incluso sabemos que se bloquean estudios oficiales cuando los datos son nada alentadores: mejor seguir en el ¨inconsciente colectivo¨ que reconocer que este negocio tiene ¨contraindicaciones y efectos secundarios¨.

Recuerdo cuando era anti/ondas y me negaba a llevar el móvil… me pregunto ¿cuándo cambio todo?… Recuerdo que allá por 1994 dormíamos en una cabaña que construimos con Blanca en la Sierra Mazateca –México-, el lugar Feng Shui perfecto… Un día, nos sobresalta un ruido provocado por la caída de árboles… una columna de macheteros va abriendo camino en el bosque con la intención de pasar una línea de alta eléctrica por encima de nuestra cabaña Feng Shui… Suerte que en México puedes negociar… el cable desviado hacia la montaña de enfrente sigue allí, para recordarme que a los fantasmas que temes siempre te encontrarán.

En el 2004, en las montañas taoístas del Wudang  -en China- (cerca de Wuhan, lo que ha sido el epicentro del Covid 19)-, el maestro Kao nos da una charla y suena un móvil; me enfado pensando que es de alguno de nosotr@s pero el maestro lo saca de su bolsillo y se pone a hablar… flipamos: ¨Un taoísta con móvil, ¡que degeneración!!!¨… Termina de hablar y dice que contestaría una última pregunta sólo si era muy importante… Silencio total… y el maestro mueve el móvil como si de una bandera se tratase –un Nokia de última generación de colores fosforitos- y dice: ¨Feng Shui es encontrar equilibro dentro del desequilibrio¨, y se fue a cenar con sus amig@s!.

Estado de shock, ¡conmoción total!!! Parecía que el taoísmo asumiría con toda naturalidad el reto de la tecnología, de los campos electromagnéticos y de lo que haga falta, porque a cada  época le corresponden sus desequilibrios y gracias a ellos, la vida se mueve, se transforma, se reinventa. A veces, parece que no hay ganas de asumir el tiempo que nos ha tocado vivir…

A partir de ese encuentro, como experto en acupuntura cautivado por el chamanismo mexicano, me puse a repensar los campos electromagnéticos: es ilusorio esperar tecnología limpia de empresas y gobiernos que priorizan el máximo beneficio con la menor inversión. Así que habrá que autoprotegerse.

Como bien dicen los doctor@s señalando la mala relación entre salud y electromagnetismo, hay que  poner pies a tierra y caminar la Naturaleza: una toma a tierra, vaya… A partir de esas premisas, desarrollamos Apps para el campo energético humano que interconectan meridianos de acupuntura, redes terrestres de Feng Shui y ritmos circadianos (https://eltallerdelhabitat.com/armonizadores/cem-hyperlinked/).

Si bien no es fácil la toma a Tierra por los materiales y el aislamiento de los suelos y zapatos, los meridianos de acupuntura sí pueden porque son flujos energéticos que traspasan la materia tal y como como lo hacen las radiaciones del móvil con las paredes de casa; los meridianos conectados con las redes telúricas producen la descarga: Sol@ no se puede, pero en conexión con la Naturaleza, sí!. No podemos controlar las estrategias de las grandes compañías, pero podemos cuidarnos y cuidar a quienes nos rodean volviendo a conectar con la Tierra.

Y por supuesto conviene seguir presionando a los gobiernos para que se desarrollen tecnologías limpias y respetuosas para la salud de la población y con la diversidad de vida del planeta. Pero más allá de ver la electrificación como causa única del Covid19, hay que abrir el foco para ver un problema multifactorial, que expresa una mala relación con la vida… El Covid19 es solo un síntoma, pero la enfermedad es lo que como red/humana hacemos con la vida y la Naturaleza.

José Manuel Chica

PD: En un próximo artículo tratare de la relación entre campos electromagnéticos y conciencia, porque la toma a tierra, es solo una parte de la ecuación.

(1) https://www.youtube.com/watch?v=W3LLt8MsPZ4

(2) https://www.youtube.com/watch?v=dKgVcBeVONo