Hexagramas I Ching

Los hexagramas del I Ching son un idioma común a todas las expresiones de la vida. La energética de la Natuleza está codificada en un lenguaje binario que llamamos Yin y Yang, y quien domina este lenguaje, puede establecer conexiones con campos energéticos donde se encuentra la vitalidad y la información que necesitas para solucionar problemas y aterrizar sueños y proyectos.

Las palabras básicas de este lenguaje son los 8 Trigramas o Kuas que establecen una primera división de áreas temáticas llamada Ba Gua o Pa Kua de las que presentamos algunos aspectos relacionadas con cada símbolo:

La Tierra

Es la energía receptiva del planeta, el arquetipo maternal, la cooperación, las relaciones entre las personas y la afectividad y el espacio.

El Cielo

Se refiere a la energía creativa del universo, el mundo interior simbólico, la solidaridad, la paternidad y el tiempo.

El Fuego

Es la energía transformadora, el darse cuenta, la expansión de la conciencia y la capacidad para irradiar, de expandirse.

El Agua

Es el inconsciente, las potencialidades desconocidas, el viaje de la vida, el trabajo y el estudio como medios de realización.

El Trueno

Es la sabiduría de los antepasados, la educación, la relación con los familiares, el impulso para iniciar nuevos ciclos.

El Viento

Es la plenitud y la abundancia de vitalidad, la salud, la capacidad de obtener recursos para desarrollar los proyectos de vida.

El Lago

Es la creatividad, la calma, la paz interior, la infancia.

La Montaña

Es el conocimiento sin palabras (meditación), el final de los ciclos y muerte.

Cada línea de los ocho Trigramas, apela a una conexión con los grandes campos de la vida: la línea inferior con el planeta Tierra; la línea superior con las influencias del cosmos –el Sol, la Luna, las estrellas, los planetas…-; y la línea central referida a la red humana y en particular, a quien está usando el I Ching:

hexagramas I Ching

Estos ocho símbolos recombinados entre sí dan paso a los 64 hexagramas del I Ching ( 8 x 8= 64 ), y presentan un modelo de cómo organiza la naturaleza su memoria, su energía y las interacciones más eficaces para generar un proceso creativo:

Formas de consultar los hexagramas I Ching

1.

Hexagramas para la mente racional, leyendo los comentarios que los antiguos sabios añadieron al texto durante milenios. Muchos comentarios sorprenden al lector en relación al tema que indaga pues en ocasiones el texto resulta demasiado arcaico o se requiere conocer bien las imágenes y metáforas orientales para descifrarlo. Los comentarios a veces también presentan enfoques diferentes –confucionismo y taoísmo-, lo cual a veces no ayuda a aclarar los pensamientos. En los últimos años han proliferado muchas interpretaciones del I Ching desde la filosofía, la psicología, la medicina y otros campos, que han ido ampliando la literatura sobre los hexagramas.

2.

Hexagramas para la mente simbólica, la consulta consistiría en un proceso silencioso y meditativo en el que dejamos que los hexagramas nos evoquen imágenes. Veamos el siguiente caso: trigrama Trueno, abajo – trigrama Agua, arriba:

trigrama-agua-trueno-2
En este caso, el símbolo evoca tu relación con el Trueno y el Agua –quizá te dan miedo, te gusta, te atrae, o te impulsa-; en el I Ching simbólico no se interpreta nada, para cada persona la evocación es diferente. Se establece una estrategia para acrecentar la energía de los meridianos de acupuntura correspondientes, y en el proceso cambia el escenario al crearse nuevos enlaces; Einstein dijo ¨ningún problema puede solucionarse en el mismo nivel en el que se generó¨; el aumento de energía cambia el nivel y aparece la solución de repente, sin forzar, sin pensar…

3.

Hemos tenido la suerte de conocer al maestro taoísta y guardián del secreto de La Perla de la Larga vida, en Louguantai, un templo taoísta donde se ha custodiado quizá la versión más ancestral del I Ching en clave alquimista, donde no solo ¨se cambia de nivel¨, sino de paradigma también. Este es un I Ching basado en el final del ciclo largo cósmico, y especial, para esta fase de transición de este tiempo que nos ha tocado vivir… es un I Ching basado en la geometría, en la conexión de mapas de atención, en la ensoñación… (y es parte de nuestro quehacer también tanto en las consultas personales como en nuestra formación). No encontrarás información sobre estos hexagramas porque la transmisión ha sido oral y por miles de años ha permanecido oculto -como una semilla esperando la lluvia del tiempo propicio: ahora-