En el Feng Shui, así como en todas las antiguas culturas, el planeta Tierra que habitamos y donde construimos nuestras casas era considerado como un ser vivo gigantesco, y las diversas formas de vida existentes en la naturaleza se identificaban como sus hijos y las expresiones de su fertilidad. Cuando habitamos el útero casa materna, la madre y el bebé son irrigados poderosamente por la energía de la Tierra a través de los meridianos ancestrales de acupuntura. Es por ello que, antiguamente, cuando aún existía el vínculo entre las personas y el cosmos, se la llamaba «madre Tierra».

Es así como podemos incorporar la idea de que la casa, más allá de lo que es obvio, también es un espacio de relación con la vitalidad de la Tierra, una expresión de su vientre, de su capacidad creativa y protectora, y a la vez, una manera de expandirnos y conocer la vida.

Este planteamiento implica que el Feng Shui comience por el cuidado en la vivienda de las formas circulares, de la redondez, del entorno esférico y suave, ya que es la forma primordial que conocimos en el útero materno y también la silueta de la madre Tierra. Los relieves suaves y redondeados ayudarán a propiciar un entorno vitalizante y relajante a la vez.

Inspirándose en la naturaleza, el Feng Shui incorpora formas redondeadas y ondulantes para evitar el exceso de líneas rectas, aristas y formas irregulares; pero con frecuencia en nuestro entorno inmediato  encontramos  formas opuestas provocadas por la presencia de  columnas con aristas, vigas, salientes, picos y formas excesivamente agresivas del diseño interior  que podrían afectar el campo energético personal cuando invade espacios donde permanecemos  largo tiempo, como puede ser la cama en el dormitorio,  la mesa del estudio o del lugar de trabajo.

Solemos encontrar  ángulos rectos y  aristas en la arquitectura del lugar o en el mobiliario y en objetos  decorativos o accesorios que nos rodean; así que explora tu espacio y toma nota,  hoy te daremos algunos consejos para disminuir el impacto de éstas formas y sencillas recomendaciones de pequeñas acciones que generen un movimiento de energía más esférico que circule con armonía para lograr un entorno relajante y vital.

  • “Suaviza” los ángulos de columnas  con molduras de madera, telas o plantas altas (con hojas de forma redondeada) e incluso colgantes, por ejemplo.
  • Cubre con molduras de madera los ángulos rectos de las paredes.
  • “Esconde” las formas agudas formadas por muebles, por ejemplo con plantas, telas, u objetos decorativos.
  • En el dormitorio, cubre o suaviza los ángulos que puedan resultar de la mesilla de noche y de preferencia usa lámparas con formas suaves y redondeadas.
  • Cerca de la cama de los niños suelen colocar estanterías para peluches, libros o juguetes… evitar colocarlas sobre todo cercanas a la cabeza.
  • Usa plantas colgantes que puedan cubrir las aristas de estanterías o muebles sobre todo si están cerca de tu campo energético durante las horas de estudio o trabajo.
  • Reubica objetos decorativos o accesorios si tiene salientes o líneas rectas que te apunten directamente y se encuentren muy cerca del lugar donde suelas permanecer tiempo prolongado (en oficina, mesa de estudio o durante las horas de sueño).
  • Incorpora más plantas, no sólo para cubrir aristas, sino para dividir ambientes y crear un movimiento circular de la energía…(de esto nos ocuparemos en otro artículo).

Recuerda que inspirándose en la naturaleza el Feng Shui incorpora formas redondeadas y ondulantes para evitar el exceso de líneas rectas, aristas y formas irregulares.

El vínculo con la Tierra y la naturaleza es una de las premisas del Feng Shui. Al tiempo que nos sirve para crear espacios saludables y energéticos, esta disciplina se convierte en una experiencia constante de exploración del tiempo y el espacio.

Para dar pasos prácticos sobre esta premisa, ven y participa en los microcursos de entrada libre que impartiremos  en septiembre y octubre; así, para aplicar más de lo que recomendamos en este artículo, sobre la influencia de las formas y movimiento de la energía para crear espacios saludables y energéticos, podemos encontrarnos en estos microcursos, con el plano de tu casa, y “aterrizar” más información práctica al respecto.

 

> Ver microcursos