I.

De pequeño tuve varios profesores de cuyo nombre no quiero acordarme, que nos asustaron los primeros años de vida con terribles mapas del mundo, donde los demonios habitaban el núcleo del planeta y por las noches susurraban todo tipo de tentaciones para alejarnos del camino recto… Y al despertar, estaba Dios en el cielo, con su ojo triangular que todo lo veía y atento para imponer espantosos castigos si no te sometías… al final, entre lo que decían maestros y curas, asumí pronto que ya tenía  billete al infierno: era tan complicado ¨ser bueno¨, que di por hecho que acabaría allá abajo en el calentamiento global, en lo vapores sulfuros sin O2, participando de un gran hermano en las cacerolas colectivas…

En aquellos días de infancia, el demonio venía en las noches y me quitaba el aire para sumirme en dolorosas crisis asmáticas donde se veía todo llameante, y ni siquiera abriendo la ventada y suplicando la ayuda a los dioses, te  regalaban las bocanadas del oxígeno placentero y liberador…

Y la verdad, aquí en confianza, empecé a sospechar que Dios y Demonio eran disfraces distorsionados de lo mismo: afiliarse a uno u otro comportaban estados de alarma permanentes, miedo, videovigilancia y amenaza de terribles sanciones y castigos si ibas por libre, eras curios@ y tenías preguntas incómodas… y creo que la cosa sigue parecida…

Al final, fueron chinos terrícolas los que me calmaron la respiración… eso sí, tuvo que ser con dolor de agujas de acupuntura, pero al menos no fue con el tridente luciferino… No sé si conoces la ausencia de aire prolongado, si puedes hacerte una idea de a dónde te lleva, pero la acupuntura y su filosofía taoísta, me oxigenó y me desembaracé del conflicto interesado entre la luz y la oscuridad viendo que en el símbolo del Yin y el Yang, podían coexistir y colaborar…

II.

Una geopatía es una corriente de agua interactuando con la energía del subsuelo, y reciben en el mundo alternativo la etiqueta de malignas y enfermizas por necesidad, por lo que proponen alejarse de ellas y cambiar de habitación, de casa, de calle buscando¨ la luz y las buenas vibraciones¨…  Al final, otro demonio telúrico con sus castigos y consecuencias, también está bajo tus pies!… Mismo arquetipo… y cuanto más huyes más te lo encuentras, a la velocidad de la luz…

En el Tai Chi, su primer movimiento enseña el flujo primario de la vida: primero alineas tu columna y te enderezas, luego flexionas tus rodillas, te concentras y te acercas a la Tierra… luego asciendes, creces hacia el cielo y en el límite de tu expansión, regresas a el punto medio que es desde donde puedes abrirte a todas las posibilidades… y en la vida es igual, hay momentos en los que toca descender, otros en los que necesitamos volar,  y otros en los que hay que centrase e integrar… le llamamos TRIGRAMING y va de aprender a estar bien en estos 3 niveles…

Como occidentales, descender no es algo ¨aceptable¨: abajo está el infierno y descender es un castigo, una degradación… Y si necesitas descender y no lo haces por estos condicionantes, el inconsciente tomará el control y lo hará por la fuerza: puedes acabar durmiendo en geopatía como una maniobra desesperada y en malas condiciones para hacer lo que necesitas: descender…

Quienes vivimos en geopatías en algún momento, nos negamos el descenso tan necesario:  agacharse, tocar la Tierra en silencio y oscuridad, recogidos en sí mism@s, desprendiéndose del peso que duele y lastima, y adentrarse en la cueva superando miedos para llegar hasta un tesoro dormido en tu profundidad… Una vez ya en el fondo, puedes impulsarte y saltar, y regresar a tu vida con potencial renovado… y lo que era un problema se ha transformado en la solución.

El agua del subsuelo, hace descender tu Yang, tu luminosidad y la dirige hacia el corazón de la Tierra para liberarte… son las creencias limitantes y la falta de cultura sobre la conciencia expandida las que comprometen la salud… es la negación de la mitad de lo que somos la que te duele y enferma…

En nuestro trabajo como ge@mantes ayudamos a descender en buenas condiciones para que puedas darte cuenta de qué necesitas reconocer e integrar de tu potencial latente. Dioses y demonios, miedos y adoraciones,  son visiones distorsionadas de las dos pulsiones cooperativas de la vida, y las negaciones a descender y ascender, bloquean tu Trigraming… Y el espacio -ya sea el de tu vivienda, tu trabajo o lugar recreativo- es un buen punto de partida para explorar dichas pulsiones…

Si te resuena, podemos facilitarte herramientas y acompañarte en el proceso que relaciona el espacio que habitas con tu crecimiento y desarrollo personal y colectivo.

Me interesa, quiero más información.