En 1978 cupido me atravesó 3 flechas que cautivaron mi corazón: la primera fue utopía que me inició en la búsqueda de otros mundos posibles; la segunda fue la filosofía de la Naturaleza, el taoísmo del Yin y el Yang; y la tercera, no fue flecha sino una aguja de acupuntura, que me sanó y que se convirtió en mi trabajo, con distintos enfoques e implicaciones en el Viaje de la vida…

En los 90, la evolución de las tres ¨heridas¨ me llevó al México chamánico, buscando más profundidad, algo que ahora sé que no puede poseerse sino que se renueva y acrecienta con curiosidad, caminar y compartir… El chamanismo me llevó a darme cuenta de que el ego entronizado es un desatino colectivo, ya que la férrea adhesión a las  descripciones que nos definen lo que somos y el mundo, implican una drástica reducción de posibilidades de conciencia y libertad…

Seguro que, por ello, toltecas y taoístas, se enfocaron por milenios en el Vacío, no le dieron todo el poder al ego y a las creencias, y no se limitaron al pensamiento, manteniendo vivas una gran diversidad de expresiones del conocimiento silencioso… Cuando se habita el silencio y se gana pericia para detener el flujo incesante del diálogo mental, el tiempo y el espacio se unifican en energía, y no sólo como una teoría einsteniana, sino como una posibilidad que permite construir y habitar realidades simultáneas desde tu naturaleza energética …

Las culturas americanas nativas y orientales no vieron en la vida una realidad única, y viven varios ensueños colectivos conectados a lo cotidiano… mucha gente inquieta en los 90, en una nueva oleada de indagación (hubo varias desde el 68),  exploramos esta puerta en otros referentes culturales dándonos a la tarea de desmontar egos absolutistas y  creencias reduccionistas… aquella década propició también el despegue de terapias y enfoques médicos alternativos -que señalaban que un ego desconectado del corazón podía ser un activador de enfermedades y desequilibrios-…

Y así el ego se convirtió en enemigo a batir, y lo hicimos, o mejor dicho… lo intentamos…

La preconfiguranción del ego medio occidental es un reductor de posibilidades… En los noventa era fácil espantar al ego y verificar que con su silencio el mundo engrandecía: caminar en la noche por un bosque y sin linterna lo bloqueaba emergiendo con intensidad los sentidos que superaban las descripciones y creencias…  luego… había que volver a la ciudad y allí el ego fácilmente se reinstalaba…  Se promovieron libros, cursos y viajes a otros continentes con el fin de mermar el poder absoluto de los  egos… el caso es que ellos también leían, cursilleaban y viajaban a los ashram, templos y cabañas en las selvas, aprendiendo nuevos discursos que con gran habilidad,  cambiaban la forma para mantener el fondo limitado: dejar de orar a Dios para pedirle al Universo o renunciar a ver pecados para  sentir bajas vibraciones acechando, o dejar unos lideres para seguir a nuevos egogurús… Y en este cambio simulado nació el ego transpersonal, una versión mejorada para mantener viejos patrones sin ser tan evidente.

En el 2010, lanzamos una idea no bien digerida por nuestro entorno ¨alternativo¨: coexistencia con el ego y buscar sinergias… una herejía, jajaja… todavía está a la orden del día culpar al ego de lo mal que nos va… el caso es que el ego transpersonal ha aguantado el tirón y sigue aquí, más inteligente que nunca… y sigue siendo nuestro corralito mental aderezado con innovaciones místicas… o en formato clásico, que también se mantiene…

¡Hay que maravillarse de la capacidad de adaptación y supervivencia del Egocentrismo!

Casi tod@s nos volvemos odiosos al situar al otr@ en posiciones que no son las que desean y ni necesitan, y es lo que ha sucedido con el Ego: el ego no es el malo y lo espiritual es lo bueno, no eres tú y el ego es no/yo … pensar así, quizá fue útil para rescatar un poco de conciencia corporal y energética, pero no sirve para proseguir en el Viaje de conocimiento… Y es tiempo de reconocer al Ego su lugar creativo en el proceso de la vida.

¡El Ego es un Maestro!… y su función es cuidar secretos y poder que solo deben desvelarse con conciencia, desapego y libertad…  El Ego es el Cuidador del silencio, por eso estimula sin piedad el diálogo interno y la cháchara vacía en círculos cerrados… cuida de lo que fuimos y hemos olvidado, es implacable y entra en nuestras contradicciones,  las estimula sacudiéndonos allí donde más vulnerables somos…

Al ego hay que integrarlo en el SER, conociendo su función y maestría, y permitirle que coexista y evolucione con otras expresiones de conciencia más abiertas que nos ayudan a relacionarnos en distintos planos… Culpabilizarlo ¨para seguir siendo buen@s¨ es el callejón sin salida en el que El Viaje de la vida se detiene, te pierdes y desconectas…

Eres ego, ergo vincúlate al silencio, desmonta creencias limitantes, aumenta experiencias creativas guiadas por la intuición, convive con otr@s de corazón y regresa a la Naturaleza…  reconociendo a tu Ego como maestro del silencio y guardián de tu profundidad… y no le entregues el poder sobre tod@ lo que eres!

José Manuel Chica

PD: Formaciones en FENG SHUI e I CHING, y experiencias TRIGRAMING, donde aprendes más allá de descripciones limitantes a través de los espacios que habitas y la Naturaleza energética de la vida.

Si te resuena, contáctanos, clica  aquí  

También puedes ver  acerca de nuestras propuestas de formación.