Quien busca y trabaja para la armonía en su casa, la vitalidad de su cuerpo, y sus emociones a través del Feng Shui, es innegable que también se acompaña de cierta predisposición a que los cambios en el entorno desencadenen a su vez cambios en la vida personal.

Esta antigua ciencia de la Tierra, tiene una base conceptual tan sólida como la Acupuntura. De hecho, en la antigüedad, el Feng Shui era el complemento de la acupuntura; mientras que ésta última buscaba el equilibrio y la salud estimulando ciertos puntos energéticos en el cuerpo, el Feng Shui lo hacía desde el entorno más inmediato.

De hecho, el Feng Shui funciona a través de este vínculo ancestral que existe entre los meridianos de acupuntura y la vitalidad que nos aporta el entorno, especialmente el entorno natural. Cuando se estudia un lugar a través de las direcciones cardinales, en realidad lo que se está haciendo es observar si este vínculo entre las radiaciones del sol, la luna, los planetas y la fuerza de la propia tierra, llegan a la vivienda o al espacio con suficiente intensidad y armonía.

La energía sutil o Qi que proviene de la tierra y el cosmos, fluye con determinadas pautas e intensidades marcadas por las orientaciones cardinales y el tiempo; el análisis de una vivienda o lugar de trabajo (además del estudio de las influencias energéticas del subsuelo) se basa en reconocer los materiales y formas, la luz y el color, las imágenes y oros elementos, que pueden facilitar o entorpecer la incorporación de aquellas facetas específicas del Qi al lugar. Por ejemplo, por el sureste, se incorpora el Qi del sol de media mañana, y estimula los meridianos de hígado de vesícula biliar; estos revitalizan el sistema muscular y los tendones, pero también favorecen la toma de decisiones y la capacidad de liderarlas. Por el norte, accede la energía de los meridianos de riñón y vejiga bajo la intensidad de los ciclos de la luna, que vitalizan los sistemas óseo y nervioso, la voluntad, y la capacidad de tener un esfuerzo sostenido en el tiempo con un propósito claro.

La energía que proviene de las direcciones cardinales, se adentra en la vivienda y el espacio como lo hacen las ondas de un teléfono móvil, no es necesario la existencia de ventanas o puertas, y ni siquiera los gruesos muros pueden impedir que el Qi acceda al espacio. Un especialista de Feng Shui lo que hará es que este arcoíris energético de 360 grados, penetre en la vivienda con pautas similares al movimiento que tiene la naturaleza en el transcurso de los días y estaciones. Para ello tendrá que observar con detenimiento el curso de los meridianos, redistribuir los objetos, los colores la luz…. De manera que tengan la presencia más adecuada en el lugar.

Pero dadas las limitaciones de los espacios modernos y la dificultad para realizar cambios importantes, un especialista de Feng Shui deberá tener una visión más completa de este entramado energético que une el espacio a sus habitantes. Así, al conocer la compleja red de meridianos energéticos, los objetos reguladores en la armonización en ocasiones pueden ser sustituidos por símbolos y hexagramas, para activarlos desde el propio cuerpo o en el espacio, que pasan desapercibidos y que permiten establecer el nítido vínculo con las influencias celestes y telúricas en cualquier lugar: –

Por tanto, nos parece que el Feng Shui moderno, deberá superar algunas limitaciones que provienen de situar el poder de la armonía en los objetos o de un trabajo limitado en las áreas sin correspondencia con los ejes cardinales; también nos parce que se debe conocer a fondo la fisiología energética de un espacio y sus conexiones sutiles con los meridianos de los habitantes para dar una respuesta adecuada a los tiempos y los espacios que corren. Finalmente, nos parece que este Feng Shui irá siendo cada vez menos oriental y más universal, porque diseño y arquitectura energética se han hecho en los cinco continentes y, en estos momentos, se pueden sintetizar e integrar todas estas visiones dentro de una cartografía energética y sutil.

Si te interesa esta visión del Feng Shui, aquí puedes ver nuestra propuesta de formación.Ver programa

____________________________________________________________________________________

Próxima actividad del 3 al 17 de octubre:

Este taller práctico I Ching.puntura Trigraming reúne una selección de 8 puntos de acupuntura para la conciencia, el darse cuenta y la intuición. Aprenderás a localizarlos y estimularlos con tatuajes efímeros de símbolos -hexagramas y trigramas, que ayudan a recuperar el potencial de tu propio campo de energía.

Si te resuena la propuesta y quieres participar confirma lo antes posible y aprovecha el descuento que verás en el programa.